Origen del proyecto

La Organización para una Ciudadanía Universal tiene su origen en la lucha por los derechos humanos y, en particular, los de los migrantes, llevada a cabo por sus tres organizaciones fundadoras. Desde 2011, el proyecto se ha ido compartiendo en los últimos Foros Sociales Mundiales, hasta la creación oficial de la OCU en febrero de 2013.

En todas las regiones del mundo, las migraciones han contribuido al desarrollo social, cultural y económico de los pueblos y las sociedades. En la actualidad, las políticas migratorias se caracterizan por la intensificación de los controles y un retroceso general en cuanto a la protección de los derechos humanos. Por ello, resulta necesario plantear la cuestión migratoria desde una nueva perspectiva y superar los miedos basados en prejuicios equivocados.

La idea de crear la Organización para una Ciudadanía Universal se concretó en el Foro Social Mundial de Dakar, en 2011. Este proyecto, impulsado por Emaús Internacional, el movimiento Utopia y France Libertés, constituye una iniciativa de gran calado, fortalecida por la legitimidad de la sociedad civil mundial, que busca construir un nuevo espacio político mundial en torno a una serie de pueblos o Estados que compartan unos objetivos, valores y principios comunes.

Esta iniciativa se compartió también en el Foro Social Mundial de las Migraciones celebrado en Manila en noviembre de 2012 bajo el lema “Movilidad, derechos y modelos globales: buscando alternativas”. En la declaración final de este foro se incluyó la noción de ciudadanía universal.